La emoción la percibimos a través de nuestros sentidos y nuestro cuerpo reacciona a cada emoción de un modo diferente, no se forma el mismo patrón de sustancias en nuestro cuerpo cuando sentimos alegría o miedo y esas sustancias afectan a nuestros órganos internos. Quien procesa la emoción es el corazón, pero cada órgano es sensible a una emoción diferente, el hígado a la ira, el pulmón a la tristeza, el luto, la preocupación, el riñón es sensible al pánico, al miedo profundo y el bazo a la obsesión, a la reflexión excesiva. El estado emocional del corazón se somatiza en la punta de nuestra lengua, enrojeciéndola.

PREGUNTALE-A-ROSA

¿Qué te gustaría preguntarle a Rosa?

(puedes hacerlo aquí)

Tu pregunta

Tu nombre (requerido)

Tu correo electrónico (requerido)



Si quieres, puedes ver a Rosa en Barcelona o via Skype