¿ Buenas madres o malas madres?
¿cómo influyen los cuidados maternales?

Un abrazo, una caricia, el cuidado maternal está directamente relacionado con el estrés que somos capaces de soportar.
Un estudio científico demuestra que las crías de rata de madres que lamen y asean son resistentes al estrés.
Y esta cualidad es transmitida a generaciones sucesivas.
Los cuidados maternales producen cambios en el cerebro de las crías que les hace resistentes al estrés.

Cuando somos cuidados resistimos mejor las situaciones de conflicto.

El estudio consistía en analizar el cerebro de las crías.
Resultó que las crías bien cuidadas tenían programados sus genes, para que su expresión fuera adecuada en una región cerebral llamada hipocampo, y las crías eran resistentes al estrés.

MALAS MADRES

El cambio no era genético, era epigenético.

¿Qué es esto?

El paquete de nuestros genes es como un libro de recetas.
Las recetas siempre son las mismas.
Pero según lo que vivimos se activan unas marcas, unos puntos de libro, en determinadas recetas que son las que se cocinan, las que se expresan en nuestra vida.

recetasSegún los nuevos conocimientos de la epigenética del comportamiento, las experiencias traumáticas en nuestro pasado o en el pasado de nuestros antepasados recientes, dejan cicatrices moleculares adheridas a nuestro ADN.

Los Judíos cuyos bisabuelos fueron expulsados de sus poblados rusos.
Los Chinos cuyos abuelos vivieron la Revolución Cultural.
Hijos de los supervivientes de las masacres en África.
Personas que crecieron en situación de maltrato, alcoholismo o abusos..
Todos pueden llevar consigo más que solo recuerdos.

Pero el estudio continuó:

Se intercambiaron las crías.
A las madres cuidadoras les pusieron las crías mal cuidadas y viceversa.

¿QUÉ PASO?BUENAS MADRES
Que revertían los cambios epigenéticos.

Cuando se intercambiaron las crías, estos CAMBIOS eran REVERSIBLES.

Las crías estresadas por no ser atendidas, una vez las cuidaban, revertían el estrés.
Esto demuestra que  la información es epigenética, no genética y todo puede cambiar.

La expresión de nuestros genes depende de lo que vivimos.

Nuestras experiencias, y las de nuestros antepasados, siguen estando en nosotros, incluso si han sido olvidadas.
El ADN sigue siendo el mismo, pero los patrones psicológicos y de comportamiento se heredan.
Son marcas moleculares sobre nuestros genes que vamos grabando a lo largo de la vida.
PRESENTE

Cargamos con las marcas epigenéticas nuestras y de nuestros antepasados.
Pero desde nuestro PRESENTE con comportamiento consciente podemos liberarlas y TRANSFORMARLO todo.

Artículo referido:
Epigenetic programming by maternal behavior.
Weaver I, Cervoni N, Champagne FA, D’Alessio AC, Sharma S, Seckl JR, Dymov S, Szyf M, Meaney MJ.
Douglas Hospital Research Center, Montréal, Québec, Canada.
Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos

Si te ha sido útil te agradeceré que lo compartas.

¿Quieres recibir información que te sea útil? Suscríbete.