Son varias las actitudes que podemos mostrar frente a la autoridad del jefe
y cada una de ellas tiene un origen emocional diferente,
si somos conscientes de la estructura o patrón que seguimos,
podremos gestionar las emociones que sentimos para que no nos dañen.