Existe un desequilibrio
entre lo que damos y lo que recibimos

y eso nos provoca una emoción

que no gestionamos bien,
perjudicando las relaciones,

poner en revisión lo que sentimos,

nos da la oportunidad de rectificar
y ser más felices.

Si te ha gustado, te agradeceré que lo compartas.

¿Quieres recibir información sobre transgeneracional? Suscríbete.