¿ERES LO QUE TUS PADRES ESPERABAN QUE FUERAS?
¿SIENTES QUE CONSEGUISTE LO QUE ELLOS ESPERABAN DE TI?

Cuando una pareja concibe a un hijo, de un modo
consciente e inconsciente proyecta unas expectativas sobre él.
Unas muy biológicas, que sea feliz, que salga adelante…
Y otras más particulares, como ser médico igual que el abuelo
o cuidar de los padres por ser el pequeño…

Cada madre y cada padre tiene una serie de pensamientos,
de expectativas que proyecta en ese nuevo ser,
que pueden marcar el camino de su vida.

Cuando esa información nos limita,
simplemente es “darnos cuenta” que ese proyecto
ya no es válido para nosotros ahora.

Al tomar conciencia de esto, con un gesto interno de agradecimiento,
cambiamos nuestra visión
y nos orientamos a nuestros propios proyectos conscientemente.