Nos podemos sentir molestos, incomodos e incluso hay cosas que “nos ponen enfermos”.

Expongo como ejemplo el caso de un conflicto familiar de herencia.
Cuanto más importante un conflicto es para nosotros, más nos influye y más nos afecta.

Lo que pensamos no se puede separar de lo que sentimos,
se produce al mismo tiempo y en el mismo cuerpo.

La gestión de lo que sentimos es muy diferente si entendemos por qué sucede.

La comprensión del patrón heredado nos libera de bloqueos, molestias
y nos abre la posibilidad de entender
y seguir adelante.

Si te ha sido útil te agradeceré que lo compartas.

¿Quieres recibir información que te sea útil? Suscríbete.