Hablamos de conflictos de separación.

Para el inconsciente la piel es lo que nos separa de los demás.

Cuando hay una separación mal gestionada podemos somatizar por nuestra piel.

La piel responde a la emoción como si fuera la herida que deja la separación.

No todos somos sensibles a las separaciones hasta el grado de somatizar.

Sólo somatizamos si hay una carga psíquica acumulada por generaciones.

El estudio del árbol transgenracional nos da la clave para tomar conciencia
del dolor que nos produce las separaciones, abandonos, perdidas…

Si te ha sido útil te agradeceré que lo compartas.

¿Quieres recibir información que te sea útil? Suscríbete.